Archivo mensual: agosto 2011

Cuatrocuentos #14

Con textos de Ramón Cote Baraibar (Colombia), Selva Almada (Argentina), Norberto José Olivar (Venezuela) y Juan Patricio Lombera (México). Además, Elsa Drucaroff recomienda Ruda macho, de Enzo Maqueira (Argentina).

Deja un comentario

Archivado bajo Cuatrocuentos

Ramón Cote Baraibar: “Varado”

Algo le decía a Samuel que no se debía ir desde el jueves a la finca, pero lo hizo sin saber que su nieto estaba a punto de entrar al hospital. Pudieron más los naranjos, los limoneros y la próxima cosecha de mandarinas que las palabras de su hija que le pidieron que se hiciera cargo de su nieto durante el fin de semana. -Ya es hora de que sepas que no soy su padre sino su abuelo, le dijo antes de coger el carro y recorrer los doscientos cincuenta kilómetros que lo separaban de El Vergel, la finca situada en tierra caliente donde ya había pensado pasar el resto de sus días. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Colombia

Selva Almada: “El llamado”

Era una mañana soleada. Aunque ya había comenzado el invierno, la temperatura era agradable, todavía otoñal.

Lidia Viel tomaba un café negro sentada a la mesita de la cocina. Desde allí, por el gran ventanal que daba al jardín, observaba al muchacho que cortaba el césped. Él y su hermano hacían trabajos de jardinería en el barrio. Lidia Viel los llamaba una o dos veces al mes, dependiendo de la estación. Sigue leyendo

3 comentarios

Archivado bajo Argentina

Norberto José Olivar: “La musa de Udón”

Para Fedosy Santaella

Me gustaría decir que todo empezó por un número equivocado, que el teléfono sonó tres veces en mitad de la noche y la voz del otro lado preguntó por alguien que no era yo, ojalá este equívoco tan austeriano y policiaco hubiese sido el chispazo de esta historia, pero confieso, fue un empiece prosaico e insustancial, lejos de esos arranques glamorosos, en blanco y negro, de las canónicas narrativas detectivescas: Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Venezuela

Juan Patricio Lombera: “Tiempo prestado”

Sabía que si volvía a beber moriría. Había conseguido con la ayuda de su ex esposa, aguantar todo un año sin probar siquiera una sola gota de alcohol. Antes, con tan sólo una cerveza se abría la garganta sin fondo que podía prolongar durante días la borrachera. Neto se encontraba en un dilema. Él, que en el último año buscaba en sus recorridos más cotidianos hacia el trabajo evitar las calles con tabernas porque, pese a ir en el coche, no podía sustraerse a sus encantos a la hora que fuera, tenía que tomar una decisión. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo México