Archivo mensual: marzo 2010

Cuatrocuentos #8

Con textos de María Teresa Andruetto (Argentina), Samuel Serrano (Colombia), Esteban Rubinstein (Argentina) y Gustavo Valle (Venezuela).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuatrocuentos

María Teresa Andruetto: “Los rastros de lo que era”

A Lelia Franco

Donde hay hielo, hay frescor para dos.
                    Para dos: por eso te hice venir.
         Paul Celan 

          Con el ruido de los ómnibus, le llega desde la calle la transmisión de un partido de fútbol y entonces descubre -antes no lo había notado- que todos los que están en el Savoy son hombres. No sabe por qué se ha metido en ese bar que en otro tiempo frecuentaba, tal vez porque está próximo a la terminal, y porque ahí sobre la cortada, parece un sitio a resguardo. En otra mesa, borracho, alguien duerme y su baba moja la fórmica; los ventiladores no espantan el calor, tampoco las moscas.
          Se ha dicho cien veces que no tiene ni tendrá miedo y, aunque ocho años fuera del país han borrado las direcciones de los amigos que tenía en la ciudad, la invade la impresión de estar esperando a alguien. Todavía en Roissy,  cuando despegaban, no pudo detener el impulso de revisar la agenda, pero enseguida comprobó que ninguno de los amigos de aquella época había resistido la poda de los años.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Argentina

Samuel Serrano: “Borletti”

          Sin duda había algo extraño en aquel hombre que solicitaba el servicio. Era algo indefinido en el cabello hirsuto, los ojos rasgados, la pelambre oscura que le embozaba el rostro. La hora de cerrar estaba próxima, la tarde se fundía con la noche y el frío, que descendía de la montaña en ráfagas heladas, acuchillaba la ciudad como un jifero. El dueño de la barbería se ajustó sus anteojos para observar mejor al recién llegado y pensó un instante si debía condescender a atenderlo, pero la mala racha que atravesaba su salón le impedía darse el lujo de rechazar un cliente y con resignación le pidió al sujeto que se quitara la chaqueta y la dejara en la percha para empezar la faena. 
Sigue leyendo

9 comentarios

Archivado bajo Colombia

Esteban Rubinstein: “El suizo”

 

          Finalmente papá murió hace tres meses, en pleno invierno.
          Hace dos años, poco después de la muerte de mamá, Hugo y yo internamos a papá en un geriátrico de Banfield luego de largos meses de desesperación y angustia por el rápido deterioro de su salud. Al principio, los dos íbamos a verlo todos los domingos por la mañana y nos sentíamos muy cerca uno del otro; como siempre, charlábamos mucho e intentábamos pasarla bien, incluso le hacíamos chistes a papá como cuando todavía nos reconocía y le gustaba que le contáramos cuentos divertidos. A los pocos meses yo dejé de ir algunos domingos; mis hijos no querían ir a ver al abuelo e Inés, mi esposa, me reclamaba unas horas de alegría durante el fin de semana. Hugo iba siempre y parecía gustarle esa rutina. Sigue leyendo

12 comentarios

Archivado bajo Argentina

Gustavo Valle: “Bajo tierra”

1       

          Hay mucha gente buscando a otra gente y eso se siente, de verdad que se siente. Explicar esto no tiene importancia. Las cosas perdidas suelen llevarse consigo el motivo de su pérdida, y si las recuperamos suele ser demasiado tarde para reclamar explicaciones.               
          La noche del terremoto yo, Sebastián C. recién nacido, bajaba las escaleras del hospital en brazos de mi padre. Escaleras oscuras, gente atropellándose, gritos, y un hombre y su hijo escapando a toda prisa del temblor. Cuando pienso en esto no pienso en mí sino en mi padre, presa del pánico, con un bebé en brazos. Desde entonces su miedo es mi propio miedo y la historia del terremoto es mi propia historia. Pero hay otra. Siempre hay otra historia.
           Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Venezuela