Fedosy Santaella: “Demasiado calor”

          FrancisBaconFiguratumbada1966-350px

         En esta ciudad hace demasiado calor, un calor pesado, húmedo, de una violencia aletargada pero incisiva que ocupa todos los espacios como una gigantesca alimaña muerta y en descomposición.
          No son necesarios los calentadores de agua, pero los hay. Nuestro apartamento vino con uno de esos aparatos. Cabe destacar que a mi esposa y a mí nos gustaba bañarnos con agua natural (o así por lo menos lo creía yo con respecto a ella). El agua natural formaba parte de nuestra tácita declaración de principios, contraria al artificio del calentador, cepo y símbolo del sueño engañoso.


         Sin embargo, así no lo usáramos, nos gustaba tenerlo encendido. El hecho de saber que estaba allí, listo para vomitar agua caliente, nos hacía sentir superiores, evolucionados, despiertos.
         Las víctimas de lo ilusorio tienen la absurda costumbre de bañarse con agua caliente en este erial de concreto donde hace un calor de pandemonio. Así lo dicta la enfermedad del molde y de la repetición automática.
         Como todos, yo también nací infectado y tuve mis costumbres, pero las costumbres son apenas las consecuencias; el problema radica en ignorar que duermes dentro de ellas. No obstante, ya conocedor de tal circunstancia y como primera lección, aprendes a no desecharlas con el fin de permanecer oculto entre los súbditos del sueño enfermizo. Porque si bien la arquitectura del sueño lleva implícita las herramientas para despertar, también su armazón monstruosa está diseñada para aniquilar a los iluminados o para subyugar a los que comienzan a abrir los ojos. Hoy entiendo que mi esposa perteneció a esta última categoría. Pero eso sólo lo supe al final.
          Nuestro noviazgo fue una alegre iniciación, nuestro matrimonio, una concentrada práctica. ¿De qué hablo? Pues del ejercicio supremo que me hizo abrir los ojos por medio de algo insospechado y aparentemente pueril: la lectura acuciosa de la sabiduría velada que se encuentra en la literatura detectivesca.
          ¿Quién puso esas claves allí? No lo sabría decir. Me gusta imaginar alguna oscura sociedad de iluminados que durante siglos ha dejado sus huellas en páginas inadvertidas. A veces también pienso que se trata de algo más complejo y profundo: un instinto de supervivencia angelical que ha actuado ajeno al conocimiento de sus escribanos. No sé, sólo puedo decir que la literatura de detectives es mi religión, la incólume filosofía, el prístino canal de mi clarividencia.
          La observación de la realidad en la que me sumerge el método detectivesco, la certeza de que todo no es como es, de que más allá de las apariencias existen lúgubres intenciones, me fue sacando gradualmente del adormecimiento.
          Un día, me supe despierto, percibiendo aquello que los sonámbulos no veían: el cenagoso sudor del sueño escondido bajo la mentira del jabón, el champú, las cremas y los perfumes; las miradas aletargadas y primitivas de quienes viven en el crepúsculo del inconsciente y detrás de los lentes oscuros; y los movimientos rencos y rijosos propios del organismo dormido que bombea chorros de sangre a la entrepierna.
          De un manotazo aparté las leyes humanas, placebo, somnífero de la verdad. El “bien” no radica en ellas. Las leyes no son la moral y la ética de quien ha despertado. He llegado lejos, estoy por encima de estas pragmáticas ilusorias. Mis actos no pueden ser medidos por la somnolencia general; y si todavía en esta nueva dimensión seguí estableciendo ciertas rutinas, fue para salvar mi cuello.
          La rutina llevaba mis pasos, mientras mi conciencia trabajaba en otros niveles. En pocas palabras, yo era un hombre con sólo dos direcciones físicas: iba de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa (veinte minutos máximo de recorrido). Era un aparente autómata, que en realidad vivía sumido en el pensamiento trascendental. Nunca me detenía, y cada imprevisto era suplido por el siguiente paso de la rutina. Como aquel día, cuando hubo una amenaza de bomba en la oficina y cancelaron las actividades laborales.
          Mientras el simulacro de la angustia política de mis colegas se discutía en los bares adjuntos o se disipaba en los moteles cercanos (la promiscuidad de los sonámbulos es proverbial), yo encontré una excelente oportunidad para adelantar el siguiente movimiento del guión cotidiano: irme a casa y proseguir en mi fantástico empeño de expandir la conciencia.
          Llamé a mi mujer; ella era diseñadora gráfica y trabajaba en casa. Mi intención era anticiparle algo, reírme un poco con ella. Sacar a la luz los trapitos sucios de la enfermedad era para nosotros el placer máximo, y la oficina siempre ha sido y será su más absurdo dominio. Aquel día, con tanto material fresco, me apresuré a llamarla.
          Cayó la contestadora automática, y pensé que quizás había ido a hacerle una presentación a un cliente. Igual le dejé el mensaje anunciando mi pronta llegada.
         Encontrarla en la cama, bañada y en bata, echándose aire con una revista, me desubicó. Quizás porque en el camino había acariciado con fruición la posibilidad de tener el apartamento para mí solo.
          Apenas entré al cuarto, dijo que había escuchado el mensaje, que seguramente yo había llamado cuando ella estaba en la ducha. Luego acotó que, aunque se había bañado, no paraba de sudar. El calor era realmente insoportable aquel día.
          La besé y me fui a lavar las manos; un ritual necesario que establecí con el fin de limpiar el fango del sueño cenagal que pulula en la calle.
          En el espejo detallé mi cara por unos instantes, luego fruncí el ceño, la mirada fija en un recodo del cristal.
         Dije en voz alta, para que me oyera mi mujer, que me parecía una buena idea eso de darse un baño. Ella replicó que no me serviría de nada, que el intenso calor mataba toda iniciativa de refrescamiento. No le hice caso.
          El agua se derramó sobre mis manos y corroboré mis sospechas. Cerré el grifo, sabía que no me había equivocado.
          La muchedumbre dirá que el calor me enloqueció; me nombrarán loco maniático que ha leído demasiadas novelas de misterio. Lo siento, pero la claridad extrema requiere el detalle, sobrevivir entraña cierta paranoia. La lucidez me ha traído a una región ignota donde todo ángel es terrible, y también un demonio a los ojos del vulgo soñoliento.
          No justificaré mi acto, no vale la pena. Nada hay comparado al éxtasis de la revelación, nada como la apoteosis de meter los dedos en el caos para darle orden. ¡Oh sí, aquello que descubrí frente al espejo me acercó a los grandores, a La Belleza, a La Verdad!
          Hace ya algún tiempo pude detectar aquel hecho curioso. Ocurrió durante la visita de una sobrina de mi esposa. Estuvo en casa una semana y, durante esos días, tomaba sus duchas con agua caliente en nuestro único baño. Siempre lo hacía en la tarde, cuando yo no estaba, o en la noche, después de mí. Sin embargo, el último día, en vista de su partida, lo hizo por la mañana. Su irreverente anticipación no me causó molestia: nunca tuve prisa en llegar al trabajo, y cualquier excusa era buena para meterme en mis libros detectivescos.
          Unos minutos después, ya con el baño a mi entera disposición, abrí el chorro de agua natural, pero brotó caliente. Me pareció extraño y medité en el asunto.
          Con el fin de certificar la dichosa percepción, experimenté una y otra vez con el grifo de agua caliente, y pude concluir que, al cerrar la llave, en las tuberías queda apresada una cierta cantidad del líquido a altas temperaturas. Si unos minutos después, alguien abriera la llave del agua fría, primero saldría el agua caliente contenida en el sistema.
          Comprendí que se me había otorgado una pieza del caos universal y que algún día la utilizaría para colocarla sobre un dibujo aún mayor.
          Aquella mañana, la de mi sobrina política, mi mano abrió la llave correcta. Aquella tarde, la que ahora nos ocupa, también giré la llave correcta.
          En ese momento, al cerrar el paso del agua, se manifestó en mi mente el recuerdo de la pieza lejana y pude encajarla a la perfección en el misterio que se presentaba ante mí.
          Supe que mi mujer no había equivocado los grifos; ella los conocía tanto como yo. Había sido alguien desconocido, alguien que había tomado el control de la ducha; alguien, un extraño, un sonámbulo soberbio, había decidido usar el agua caliente, a pesar de la norma establecida en casa.
          Salí del baño en éxtasis tras haber completado el rompecabezas, pasé frente a la mirada atónita de mi mujer (ella quiso saber qué me había pasado, y yo respondí cualquier cosa), fui a la cocina y regresé.
          Mientras la acuchillaba, recordé la esquina húmeda del espejo, la sensación del agua caliente en mis manos y, sobre todo, al vecino que me saludó en la entrada del edificio; el vecino con el cabello mojado y los lentes oscuros, atestado de aroma saponáceo y dueño de esa sonrisa pulida de quien te ve como si supiera algo de ti que tú no sabes. 

_______

        

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Venezuela

Una respuesta a “Fedosy Santaella: “Demasiado calor”

  1. A. Oliveros

    No sé quien lo hace, pero la selección de las ilustraciones es poco menos que impecable. Congratulazioni!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s